Biografía Curricular

jueves, 5 de junio de 2014

Saldos laborales de temporada ¿y porque no?


Todos conocemos determinadas temporadas a lo largo del año perfectamente delimitadas que surgen trabajos específicos para ese momento. Muchos de estos trabajos son ofertas que no exigen mucha cualificación, ni requieren de experiencia previa, lo que hace que podamos desempeñarlos sin demasiados problemas y que la mayoría los identificamos como “el típico trabajo para ganarte un dinerillo”. Pero probablemente tienes claro que no te quieres dedicar a ello, es más, muchas personas optan por evitar reconocer en su currículum que han trabajado en determinados  puestos, quizás por vergüenza, descrédito, o porque piensan que no tienen nada que ver con su formación.
Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, este tipo de trabajos temporales nos ofrecen una oportunidad de oro para poder poner en práctica habilidades y competencias que nos pueden ser muy útiles para un futuro.

 ¿Porque no aprovechar para destacar en futuras entrevistas más complejas, o más acordes con nuestro objetivo laboral, esas competencias o puntos fuertes adquiridos en este tipo de trabajos puntuales?.
En definitiva, toda esta información que podemos aportar a un entrevistador de nuestras competencias, personalidad, habilidades, de la manera de actuar ante determinadas situaciones, o de como somos capaces de resolver conflictos, puede ser la clave que marque la diferencia respecto a otro candidato con una formación similar a la nuestra. Yo creo que pueden ser la esencia de nuestra marca personal.
Por eso ahora que llega la temporada de verano, no desestimes trabajos típicos de esta época, como pueden ser dentro del sector hostelería (ayudante de cocina, camarero,,,), turismo (recepcionista, guía…), animador, canguro, socorrista, promotor, etc. En todos ellos puedes poner en práctica competencias generales laborales de distintos tipos:
·        Interpersonales, necesarias para adaptarse a los ambientes laborales y para saber interactuar coordinadamente con otros (comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, manejo de conflictos, capacidad de adaptación, pro actividad)
·        Personales, se refieren a los comportamientos y actitudes esperados en los ambientes productivos (orientación ética, dominio personal, inteligencia emocional, adaptación al cambio)
·        Intelectuales, que comprenden aquellos procesos de pensamiento (toma de decisiones, creatividad, solución de problemas, atención, memoria, concentración)
·        Empresariales, son habilidades necesarias para el emprendimiento (Identificación de planes para crear empresas, consecución de recursos, capacidad para asumir riesgos, ventas)

Como decía el poeta romano Horacio, “Carpe Diem” (aprovecha el momento), no malgastes tu tiempo quedándote a la espera del ansiado trabajo de tus sueños y empléate durante los meses de verano, esta experiencia puede ser un trampolín  para conseguir en un futuro tu objetivo, no sólo te permitirá hacer algo de dinero extra, sino que será un buen antecedente para tu currículum y te ayudara a conocerte mejor a ti mismo.


2 comentarios:

  1. Hoy día por desgracia nos tenemos que agarrar a lo que sea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Antonio, la realidad de hoy día es que la oferta es menor que la demanda y no tenemos muchas opciones donde poder elegir. Muchas gracias por tú comentario. Un saludo

      Eliminar